Repercusiones sobre la salud - Partículas finas de polvo y otros contaminantes del aire

Un avión necesita por término medio 1.015 kg de queroseno para despegar y aterrizar, es decir más de 1 tonelada de queroseno por LTO (landing/take-off).

Basándose en los resultados de investigaciones de la International Agency for Research on Cancer (IARC) ha incluido la Organización mundial de la salud OMS en mayo de 2012 los gases de escape de motores Diesel en la lista de sustancias cancerígenas. El queroseno es un combustible Diesel, al que se añaden además numerosos aditivos que son también altamente tóxicos, así como en parte productos funcionales de actuación biocida (entre otros, productos antiestáticos, antioxidantes, desactivadores de metales, productos anticorrosivos, productos anticongelantes y  estabilizadores térmicos).

Sobre todo en el momento de despegar se desprenden partículas ultrafinas en cantidades/concentraciones elevadas, que pasan a capas de la atmósfera que tienen relevancia para las personas (entre 0 y 1.500 metros de altura). Durante estos procesos de combustión se genera una enorme masa de compuestos altamente tóxicos (benzoles, toluoles, xiloles, nitrosaminas, benzopirenos y polvos ultrafinos como partículas portantes, etc.), con los que se hallan cargados los polvos ultrafinos. Los efectos para la salud asociados a las partículas se pueden manifestar tanto tras una breve como tras una larga exposición.

Las repercusiones sobre la salud inciden sobre todo en el sistema circulatorio y cardíaco (alteraciones del sistema vascular a causa de la presión alta, infartos, apoplejías, etc.), en los pulmones (entre otros efectos, asma, afecciones pulmonares y cáncer de pulmón), en el sistema inmunológico (el riesgo de cáncer de mama en las mujeres aumenta claramente) y en la mortalidad infantil. Cuanto más recientes son los estudios, con tanta mayor claridad se puede apreciar el enorme riesgo que supone para la salud, especialmente cuando se trata de exposiciones prolongadas.

Bibliografía sobre el tema: Acerca del efecto cancerígeno de las partículas ultrafinas de emisiones de motores Diesel pueden consultarse especialmente los trabajos globales  US-EPA 2004, HEI 1999, Meta-análisis de BHATIA y otros, 1998, y Lipsett y Campleman, 1999, en relación con la exposición profesional y el riesgo de contraer cáncer de pulmón. A modo de ejemplo y en relación con este conjunto de temas podemos citar a Kardt y otros. 2005, Air Quality Guidelines WHO 2006, Integrated Science Assessment for Oxides of Nitrogen EPA 2008/USA. Zur krebserzeugenden Wirkung des Feinstaubanteils Dieselruß siehe insbesondere Übersichtsarbeiten US-EPA 2004, HEI 1999, Metaanalysen von BHATIA et al 1998 und Lipsett und Campleman 1999 im Zusammenhang mit beruflicher Exposition und Lungenkrebsrisiko. Exemplarisch zu nennen sind zu diesem Themenbereich zum Beispiel Kardt et al 2005, Air Quality Guidelines WHO 2006, Integrated Science Assessment for Oxides of Nitrogen EPA 2008/USA.