Impuesto sobre el valor añadido

La navegación aérea se halla exenta del pago del impuesto sobre el valor añadido

La exención de los billetes de avión del impuesto sobre el valor añadido, junto con la posibilidad de deducir los impuestos abonados, da lugar a graves distorsiones dentro de la política fiscal y de transportes de la UE.


No existe argumento alguno que justifique este privilegio fiscal:

  • Los billetes de avión son un bien de consumo como cualquier otro. Sin embargo los billetes se hallan fiscalmente exentos, mientras que bienes de consumo que satisfacen necesidades diarias (incluso aquellos que cubren necesidades básicas) se hallan sujetos al pago del impuesto sobre el valor añadido;
  • La exención del impuesto sobre el valor añadido da lugar a una pérdida de ingresos por recaudación de impuestos por importe de unos diez mil millones de Euros (partiendo de un tipo medio del impuesto del 20%). Estas pérdidas de ingresos debidas a la no aplicación de impuestos a la navegación aérea han de compensarse con impuestos más elevados en otros sectores de la economía, especialmente en el sector correspondiente al mercado de trabajo.


Aun cuando el transporte de personas se encuentra sujeto a la legislación sobre el impuesto del valor añadido1, se hallan exentos del pago del mismo todos los vuelos internacionales y nacionales de la UE. Esto se basa en disposiciones históricas excepcionales que tienen incluso su origen, en algunos casos, en la entrada en la UE de los estados miembros correspondientes. El artículo 371 de la Directiva de la UE sobre el impuesto del valor añadido autoriza a aquellos estados que hubiesen eximido del pago del IVA  al transporte de personas el 1 de enero de 1978, a seguir manteniendo dichas exenciones. Los Estados que se hayan incorporado a la UE después del 1 de enero de 1978 disfrutan del mismo privilegio, de acuerdo con el Título XIII, Capítulo 1, Apartado 2 de la Directiva de la UE sobre el impuesto del valor añadido.


Las exenciones se refieren a servicios internacionales de transporte de pasajeros dentro y fuera de la UE. Los billetes de avión para vuelos intracomunitarios se gravan, con algunas pocas excepciones, en todos los estados miembros de la UE, aunque con tipos reducidos.


La conclusión final es que se hallan exentos del pago del impuesto todos los suministros y servicios relacionados con vuelos internacionales. No hay imposición alguna aplicada a los billetes de avión, ni tampoco a los aviones, a los servicios, al queroseno, a los controles de tráfico, al servicio de equipajes y a las comidas en los aviones, hallándose exento de impuestos todo lo relacionado con los viajes en avión a partir del control de pasaportes.


La supresión de la imposición cero a los billetes de avión supone una aplicación de la base impositiva y favorece, de acuerdo con la Estrategia de crecimiento de la Comisión Europea el desarrollo de la imposición indirecta. Además supondría también una mayor orientación del sistema fiscal hacia el lado ecológico o “verde”. En el "Summary Report of the Outcome of the Public Consultation on the Green Paper on the Future of VAT”, iniciado por la Comisión Europea, han expresado los participantes su preocupación por los efectos distorsionadores del actual sistema del IVA; tan solo las compañías aéreas y navales, que se aprovechan de los privilegios del sistema actual, proponen que se siga manteniendo el mismo.

Solicitamos la supresión de cualquier tipo de exención del impuesto sobre el valor añadido o de la imposición cero a billetes de avión y la integración plena de la navegación aérea en el sistema de aplicación del impuesto sobre el valor añadido de la Unión Europea con las tasas estándar.

----------------

1) Directiva 2006/112/CE del Consejo, del 18 de noviembre de 2006, sobre el sistema comunitario del IVA (en la versión de la Directiva del Consejo del 7 de diciembre de 2010).